Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Wilfredo Palomino Noa

Manco II

Sobre la Enseñanza de las Ciencias

Durante los últimos años el avance de la ciencia y la tecnología a llegado a ocupar un lugar fundamental en el sistema productivo así como en la vida cotidiana. El mundo actual sería difícil de comprender sin la ayuda de las mismas. La población requiere entonces de una cultura científica y tecnológica que le permita la comprensión de la realidad contemporánea, de tal forma que puedan desarrollar habilidades que les posibilite desenvolverse en la vida cotidiana así como para relacionarse con su entorno, con el trabajo y el estudio. Las ciencias naturales(Área de Ciencia y Ambiente) desde esta perspectiva se convierten en un elemento importantísimo para interpretar la cultura contemporánea.

La ciencia y tecnología son propiedad de la cultura humana y por lo tanto no debe ser reservada a una elite. La sociedad en general viene tomando conciencia de la influencia de temas como la salud, los alimentos, los recursos energéticos, la conservación del medio ambiente, los medios de comunicación así como los elementos que mejoran las condiciones de vida de los seres humanos. En tal sentido, es menester que grandes sectores de la población accedan sin distinción alguna al desafío de entender el mundo en que vivimos y que a su vez puedan construir colectivamente mundos posibles.

Acceder al conocimiento científico podría argumentarse de diferentes maneras, pero resulta importante en términos de la búsqueda de mejores condiciones de explorar la naturaleza y aprovecharlas de manera sostenida sin poner en riesgo el equilibrio global. Es importante que el ciudadano común sea capaz de acceder al mundo de la ciencia, y que sientan que tienen algún grado de control sobre la selección y mantenimiento de la tecnología que emplean en sus vidas.

De lo anterior podemos afirmar que se hace necesaria una educación científica adecuada, y que como es obvio, sea la escuela la encargada de conseguirla. Pero esta responsabilidad debe ir acompañada de un nuevo enfoque en el abordaje de la educación científica. Esta educación debe evolucionar en función de las demandas de una sociedad que progresivamente se va tornando más compleja, que requiere para su funcionamiento un desarrollo intensivo de las habilidades individuales que favorezcan la incorporación a procesos productivos complejos y a la flexibilidad mental necesaria para sumir distintos roles en una sociedad dinámica. Además, la educación deberá procurar el desarrollo de una capacidad crítica y creativa que permita incidir en la modificación de la realidad social.

Ante este panorama podrìamos plantearnos las siguientes interrogantes:

1.¿Porqué a la mayoría de estudiantes no les gustan la ciencias?

2.¿Es necesario conocer las implicancias del uso de la ciencia y la tecnología en la cotidianeidad?

3.¿Qué razones pueden justificar la necesidad de una educación científica para todos los ciudadan@s?

4.¿Se debe promover la alfabetización científica? ¿Qué añade dicha expresión a la de educación científica?

5.¿Es posible proporcionar a la generalidad de la ciudadanía una formación científica que resulte realmente útil?

6.¿Puede una formación científica general, no especializada, contribuir a hacer posible la participación de las ciudadanas y ciudadanos en la toma fundamentada de decisiones en torno a los problemas a los que debe enfrentarse la humanidad?

7.Si se orienta la educación científica para lograr una alfabetización básica de la ciudadanía, ¿no se perjudicará la preparación de los futuros científicos que nuestras sociedades precisan?



escrito el 19 de noviembre de 2009 por en Algunos Articulos


7 Comentarios en Sobre la Enseñanza de las Ciencias

  1. Claudio Pérez | 19-11-2009 a las 15:23 | Denunciar Comentario
    1

    Creo que la pertinencia y necesidad de una buena educación científica para todos(as) los(las) ciudadanos(as) son absolutamente justificadas en el mundo globalizado, interdependiente y cada vez más tecnologizado del presente. Por una parte se tiene que preparar tan tempranamente como se pueda a las nuevas generaciones de científicos y tecnólogos que requiere cada nación para su desarrollo, con una formación de calidad en materias de ciencia, tecnología, sociedad y medio ambiente, que incluya por cierto la formación valórica para el tan necesario desarrollo de una ética en estas materias. Por otra parte se requiere igualmente formar al ciudadano(a) común para la comprensión del quehacer y la inversión (cada vez más cuantiosa) en ciencia y tecnología, y para su participación oportuna e informada en los grandes debates a que el desarrollo convoca a los pueblos ante la necesidad de tomar decisiones en temas como la crisis energética, las investigaciones médicas, la investigación espacial, y tantos otros de gran trascendencia.

    No menor es la importancia de la educación científica para el desarrollo de las capacidades superiores del intelecto humano, como el pensamiento lógico y el razonamiento hipotético-deductivo, entre otras. Toda sociedad sana requiere de sujetos pensantes, creativos, capaces de ejercer el pensamiento crítico con altura de miras. La formación en ciencia y tecnología puede hacer un gran aporte en esa dirección. Cabe aquí reflexionar en torno a las ideas del politólogo italiano Giovanni Sartori en relación al impacto de la televisión en el deterioro del pensamiento abstracto, en su obra “El homo-videns: la sociedad teledirigida”…

  2. wpnoa | 28-11-2009 a las 4:04 | Denunciar Comentario
    2

    El avance de la cultura está estrechamente ligado al de la creación científica y tecnológica. Sin nuestra capacidad para entender y crear, los seres humanos estaríamos todavía encadenados, sin escapatoria alguna, a miles de enfermedades, al hambre y a creencias y supersticiones.
    Cuando se enseña ciencias, hace falta explicar las razones prácticas por las que vale la pena enseñar y hacer ciencia. No es sólo en laboratorios sofisticados donde se pueden y deben ver los resultados de años de estudio, sino también en la vida diaria. El uso práctico y diario del conocimiento científico es deseable, ilustrativo y fecundo.
    Es indispensable que abramos las puertas para un debate en el que definamos cómo usar a la ciencia y a la tecnología para desarrollar las capacidades de las personas y, por lo tanto, a nuestros paises. Los seres humanos somos muy ingeniosos, y esta fabulosa habilidad puede y debe ser aprovechada. Pongamos a la ciencia en la boca de todos para que sus beneficios también lleguen a todos.

  3. alambique | 23-11-2009 a las 12:08 | Denunciar Comentario
    3

    Interesantes preguntas, aunque algunas de ellas están muy conectadas y se pueden agrupar. Trato de contestar brevemente a las ideas principales:

    1. ¿Por qué a la mayoría de estudiantes no les gustan las ciencias? Entre otras cosas, porque existe un brecha inmensa entre la ciencia que se enseña y la experiencia personal (básicamente aristotélica). Los modelos científicos tienen muy poco que ver con los modelos personales que nos creamos para entender el mundo, y chocan una y otra vez con nuestras preconcepciones. Eso exige una forma distinta de impartir ciencias, a partir de los preconceptos.

    2, 3, 4 y 5.- La ciencia es una gran empresa colectiva, probablemente la más grande que ha acometido la humanidad. Por tanto, es cosa de todos. Como bien dices, la educación “deberá procurar el desarrollo de una capacidad crítica y creativa que permita incidir en la modificación de la realidad social”, y la ciencia proporciona un camino privilegiado para desarrollar esas capacidades tan necesarias en la nueva sociedad del conocimiento.

    6 y 7.- Los científicos suelen ser poco conscientes de la trascendencia de una buena formación científica de la ciudadanía:
     Por un lado, una sociedad alfabetizada científicamente es una cantera de futuros talentos científicos, que alimentarán líneas de investigación punteras.
     Por otro, la ciencia se nutre, en buena medida, de los presupuestos del Estado, son decididos por los políticos, quienes a su vez tratan de dar respuesta a las grandes inquietudes de sus votantes. Ante una ciudadanía bien informada, conocedora del valor de la ciencia, los presupuestos ofrecen partidas más generosas para la investigación y el desarrollo.

    Es decir, con la alfabetización científica básica crece exponencialmente la excelencia en los ámbitos de investigación.

  4. wpnoa | 28-11-2009 a las 3:54 | Denunciar Comentario
    4

    Es cierto que vivimos sumergidos en un mundo marcado por el desarrollo científico y tecnológico, es más los jóvenes utilizan más tecnología que cualquiera pero definitivamente “el conocimiento de sentido común” marca la vida de muchos de ellos…pero, ¿qué hacer para que los estudiantes realmente se interesen por el aprendizaje de las ciencias? ¿qué estrategias debiéramos emplear los profesores para poder contrubuir con esta causa?

  5. Ronald Gutiérrez | 30-11-2009 a las 17:30 | Denunciar Comentario
    5

    En todos los tiempos se ha carecido de la inclinación de las nuevas generaciones al mundo de la ciencia; del mismo modo que siempre ha existido una crisis de valores en la humanidad, parece que es un aspecto concomitante de su naturaleza. Sin embargo, podemos emplear otras novísimas herramientas para modificar esta realidad, como las de este tiempo, por ejemplo. Me parece loable tu desprendimiento, y más todavía tu energía tu juventud y tu venturosa predisposición para tomar iniciativas creativas….
    Estoy contigo,
    “..Que descansada vida/ la del que huye del mundanal ruido/ pero aún sigue la escondida senda/ de los pocos sabios/ que en el mundo han sido…”

  6. wpnoa | 10-12-2009 a las 22:29 | Denunciar Comentario
    6

    El comportamiento humano probablemente sea cìclico, pero vivimos en nuevos contextos y sin duda se debe buscar responder a los retos que impone el devenir y en un mundo en el que el uso de las tecnologìas cobra cadavez màs fuerza debemos poner màs interes en el aprendizaje de las ciencias ya que su desarrollo y el uso de las mismas tecnologìas tiene serias implicancias en nuestras vidas y el medio ambiente.

  7. eugeniomanuel | 11-12-2009 a las 19:32 | Denunciar Comentario
    7

    En la mente de mucho profesor (a veces me incluyo) sigue la obsesión por impartir temarios obsoletos y para marmotas. Se insiste mucho en los contenidos y poco en la estructura y funcionamiento de la ciencia. La ciencia ha evolucionado tanto que conocer todos los contenidos es imposible.

    La alfabetización científica es básica, pero desde la lupa de la epistemología y la metodología científica. Se debe dar el paso en los centros educativos para que el ciudadano pueda vivir su vida con una terminología básica que le ayude a entender cualquier texto, no ya científico, sino social en el que se introduzcan conceptos científicos. Pensar que vamos a crear científicos en 3º de ESO no es sólo una utopía sino un error.

    Dar las herramientas, en eso consiste la alfabetización. El ciudadano que decida no hacerse científico podrá consumir divulgación científica libremente y con placer. Y la ciencia, de este modo se convierte en popular, como el fútbol o gran hermano. Este es el salto, de la alfabetización a la popularización.

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar